Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint
Histórico de noticias
  • Home
    • 2018 será un año muy bueno para las grandes petroleras, Goldman Sachs

 2018 será un año muy bueno para las grandes petroleras, Goldman Sachs

15/12/2017 8:00


Foto: Portafolio

La caída de las grandes empresas petroleras terminó y la futura hegemonía de la industria es atractiva, según Goldman Sachs Group Inc.

En 2018, compañías como Royal Dutch Shell Plc y Exxon Mobil Corp. se encontrarán con un superávit de efectivo para financiar dividendos, dominarán el mundo de los megaproyectos en aguas profundas e incluso saldrán triunfadoras en las negociaciones sobre impuestos con los gobiernos dependientes del petróleo de todo el mundo, afirma Michele Della Vigna, responsable de investigación de la industria energética de Goldman.

El éxito de la industria en la reducción de costos, junto con un bajo precio del petróleo, que mantiene a los competidores más pequeños fuera de los grandes proyectos, ha creado un entorno donde únicamente los grandes actores podrán competir, dijo Vigna.

Eso debería impulsar las ganancias y devolver a los veteranos de la industria a una posición de dominio que no se había visto en los últimos 20 años. "Es un momento muy emocionante", dijo Vigna en una entrevista con Bloomberg. "Volvemos a un mercado concentrado como el que teníamos en la década de los 90, y las empresas más grandes obtendrán mayores rendimientos a medida que equilibrio del poder se mueve a su favor”, dijo.

Las grandes petroleras ya habían estado teniendo dificultades durante años cuando los precios del crudo cayeron más de un 50% en 2014. Los precios de hasta 120 dólares por barril justo antes de la gran caída habían dado lugar a una multitud de competidores más pequeños, cada uno de los cuales planteaba un nuevo desafío a grandes empresas como BP Plc y Chevron Corp.

"Parecía un gran momento para el sector petrolero, pero fue un momento horrible para las grandes empresas del sector", dijo Vigna. "Efectivamente, todo el mundo se comió su almuerzo". Después de que el precio de la materia prima se desplomase hace tres años, se produjo un saneamiento general en el mercado, y el gasto de las empresas se redujo en casi 1 billón de dólares, de acuerdo con un informe de la consultora Wood Mackenzie Ltd. 

Al mismo tiempo, los bancos dejaron de dar préstamos a las empresas en función de sus reservas de petróleo y gas, lo que afectó principalmente a los actores más pequeños con balances más débiles, dijo Vigna.

Eso significa que el 90% de los megaproyectos en los últimos tres años han sido iniciados por las siete compañías más grandes del petróleo y el gas, según el análisis de Vigna. En los 10 años anteriores, las inversiones en los proyectos más grandes se dividieron entre 50 compañías, dijo. Esta tendencia debería continuar, ya que la economía de los complejos proyectos en aguas profundas ha mejorado tanto que ahora se sitúan por debajo del petróleo de esquisto en la curva de costos, dijo Vigna.

Las grandes compañías disfrutarán además de otro beneficio de la consolidación del poder: más influencia en las negociaciones con los gobiernos, incluidas las negociaciones sobre impuestos, agregó. Los nuevos proyectos, así como los precios más estables, ayudarán a impulsar el flujo de efectivo y volverán a situar las finanzas de las grandes empresas en un nivel sostenible.

El mes pasado, Shell dijo que pagaría su propio dividendo en efectivo por primera vez en dos años y BP comenzó a recomprar acciones. Vigna espera que más compañías tomen medidas similares en 2018.

"Ahora después de que se han ajustado el cinturón, las empresas buscan generar un crecimiento rentable y construir el futuro", dijo Tom Ellacott, vicepresidente senior de Wood Mackenzie. "El sector ha logrado reajustarse para operar con las materias primas a precios más bajos". 

Fuente: Portafolio

Ocensa
Comentarios

Últimas noticias

Buscar noticias




Etiquetas