Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint
Histórico de noticias
  • Home
    • El agua: no solo un recurso, sino un miembro más de la comunidad

 El agua: no solo un recurso, sino un miembro más de la comunidad

23/03/2021 0:00

Siendo consecuentes con nuestra filosofía de cuidado, hemos emprendido el proceso de medición de la huella hídrica de nuestra organización.


El agua no solo es un servicio ecosistémico esencial –es decir, un recurso natural renovable–, sino que es un miembro de la comunidad ampliada de la que somos ciudadanos, y que sostiene nuestra vida y nuestra operación como organización. Esto es uno de los principios de la ética con la que desde Ocensa abordamos nuestra relación con el entorno humano y natural en los territorios donde operamos.

En palabras de Aldo Leopold, padre de la restauración ecosistémica y el movimiento conservacionista contemporáneo:

Toda la ética hasta hoy ha salido de una única idea: que el individuo es miembro de una comunidad de partes interdependientes. A veces nos dejamos llevar por el instinto, que nos hace competir por un lugar predominante en esa comunidad. Pero la ética nos lleva también a cooperar. Si no lo hiciéramos, ni siquiera habría un lugar por el cual competir. Si lo pensamos bien, podemos ampliar lo que normalmente consideramos nuestra comunidad, para incluir los suelos, las aguas, las plantas y los animales; o en conjunto: la tierra.*

Este principio, sin embargo, nos invita a hacernos una sencilla pregunta: ¿cuál es la relación que hemos establecido en Ocensa con el agua en cada uno de los territorios donde operamos? ¿Qué recibimos de ella? ¿Qué le entregamos? Basta con formular esa pregunta, para entender que sabemos muy poco, demasiado poco, de una relación de la que depende tanto de nuestra operación y de nuestra vida como individuos. Es por esta razón que, siendo consecuentes con nuestra filosofía de cuidado, hemos emprendido el proceso de medición de la huella hídrica de nuestra organización.

Menos conocida que su prima hermana, la huella de carbono, la medición de la huella hídrica busca responder a una sencilla pregunta: ¿cuál es la relación de Ocensa y su cadena de valor con el agua? Responderla es una parte esencial de uno de nuestros objetivos corporativos: gestionar los aspectos ambientales significativos derivados de la ejecución de nuestras actividades. Nuestro objetivo específico con esta iniciativa es, por esa razón, cuantificar y gestionar nuestra huella hídrica corporativa para reducir el impacto de la organización.

La huella hídrica se divide en tres grandes categorías:

Huella azul: Es el agua que utilizamos para el consumo, extraída de fuentes superficiales o subterráneas, como acueductos, pozos de extracción o bocatomas.

Huella gris: Es el agua que se requeriría para diluir los vertimientos que generamos para evitar un impacto negativo en los cuerpos de agua receptores.

Huella verde: Es la huella que generan nuestras acciones de compensación forestal, en la medida en que todas las plantas que sembramos consumen una cantidad determinada de agua.

Es importante entender que la huella hídrica en sí misma no mide un impacto negativo, sino la relación que establecemos con el agua en un tiempo y un espacio determinado. Solo entendiendo esta relación, podemos establecer acciones para modificarla, con el fin de minimizar la presión que ejerce nuestra organización sobre los sistemas naturales que nos proveen de agua y que la reciben una vez que nosotros la hemos utilizado. Al pasar de ser simples consumidores, a ser consumidores conscientes, podemos dejar de competir por el recurso y empezar a cooperar con otros miembros de la comunidad –otras organizaciones y consumidores responsables, los sistemas territoriales de gestión del agua, los ecosistemas que captan, filtran y distribuyen el agua–, para garantizar que el sistema opere para todos de la mejor manera posible.

Invitamos a todos los grupos de interés de nuestra compañía a familiarizarse con el concepto de huella hídrica y a ser en sus acciones cotidianas cada vez más conscientes de la presión que ejercemos sobre los ecosistemas que nos sostienen como individuos y en las organizaciones y comunidades a las que pertenecemos. Desde Ocensa reafirmamos ese compromiso, al que nos motiva no solo el cumplimiento de las normas ambientales y la ley, sino dos de nuestros principios de cultura: poner primero la vida y ser éticos siempre.


_____________________

* Aldo Leopold, A Sand County Almanac. New York: Oxford University Press, 1968, pp. 203-204.



Ocensa
Comentarios

Últimas noticias

Buscar noticias




Etiquetas