Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint
Histórico de noticias
  • Home
    • Ocensa, comprometida con la conservación y restauración de los bosques del país

 Ocensa, comprometida con la conservación y restauración de los bosques del país

 

Nuestros bosques

Ocensa, a lo largo de sus 836 km, convive con todo tipo de bosques: de galería, andinos, húmedos tropicales, secos tropicales, y de mangle. Cada uno tiene sus particularidades, que dependen de la temperatura, la cantidad de lluvia, el tipo de suelos y otros muchos factores. Gracias a la diversidad geográfica de Colombia, los bosques sustentan especies de flora y fauna muy distintas.

En la gran vertiente del Caribe, que incluye las grandes cuencas del Magdalena, el Cauca, el Sinú y el Atrato, producto de la deforestación, se ha perdido la mayor cantidad de bosques del país. Los bosques más amenazados son el bosque altoandino y el bosque seco tropical. Hoy, especialmente en las zonas de colonización del Amazonas y el Chocó biogeográfico, el país pierde más de 76.000 hectáreas de bosques al año.

Alineados con las prioridades

Para elevar la conciencia sobre el valor intrínseco de la vida silvestre y sobre la interdependencia entre el ser humano y los ecosistemas naturales, debemos reconocer los servicios que estos nos prestan en toda su complejidad, incluyendo aspectos ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos.

Asimismo, cada país tiene prioridades de conservación diferentes, que es clave comprender para orientar de la mejor manera las acciones de conservación, restauración, manejo y uso sostenible de los ecosistemas. En Colombia, Parques Nacionales realizó un estudio que buscaba determinar qué tan bien representados están los diversos ecosistemas que conforman nuestro patrimonio natural en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. El resultado: la identificación de prioridades y vacíos de conservación en todo el territorio nacional, como los ecosistemas de bosque andino en la vertiente occidental de la cordillera Oriental y en la serranía de San Lucas, así como los bosques de mangle del golfo de Morrosquillo, que hacen parte de nuestra área de influencia.

En cumplimiento de nuestras obligaciones, hemos sembrado más de 80 hectáreas en bosques de tierra firme de diferentes ecosistemas a lo largo del país. También, y alineados con las prioridades de conservación nacionales, nos preparamos para contribuir con la conservación de 36 hectáreas de Manglar en la Bahía de Cispatá y con la conservación de más de 100 hectáreas en la cuenca del río Meta, ambas zonas de alta representatividad y priorizadas por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Los bosques son fundamentales para mantener el ciclo del agua, capturar carbono, mantener la salud de los polinizadores que nuestros cultivos requieren para fructificar, controlar plagas y como escenarios de esparcimiento, recreación y disfrute, entre otros servicios ecosistémicos. Por eso, son también claves para poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo y garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con los que estamos comprometidos.




 
Comentarios

Últimas noticias

Buscar noticias




Etiquetas