Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
SharePoint
Histórico de noticias
  • Home
    • Nueva Zelanda le dice que no al petróleo

 Nueva Zelanda le dice que no al petróleo

13/04/2018 9:00


Foto: AFP

Nueva Zelanda no otorgará nuevas licencias para la exploración de petróleo y gas en alta mar para convertirse en un líder global en la lucha contra el cambio climático. Así lo anunció este jueves la primera ministra Jacinda Ardern, tomando por sorpresa al sector energético, que ha mostrado su enfado asegurando que el país se arriesga a perder grandes inversiones y creación de empleo.

"(Estamos) dando un paso importante para abordar el cambio climático y fomentar un futuro limpio, verde y sostenible para Nueva Zelanda", dijo la primera ministra Ardern en una conferencia este jueves.

El gobierno neozelandés, de corriente centroizquierda, ha asegurado que esta medida no afectaría los 22 permisos de exploración existentes en el país y cualquier descubrimiento de petróleo y gas por parte de las firmas que ya tienen una licencia. La industria del petróleo y el gas en Nueva Zelanda genera alrededor de US$1.8 mil millones y emplea a unas 11,000 personas. 

Durante su intervención, la primera ministra dijo que también se regularía el otorgamiento de permisos en tierra, sobretodo alrededor de la región Taranaki de la Isla Norte, en donde se concentra la mayor parte de la industria petrolera de Nueva Zelanda.  El gobierno dijo que actualmente hay 31 permisos de exploración de petróleo y gas, con 22 de ellos en alta mar.

​"Estamos buscando el equilibrio adecuado para Nueva Zelanda: protegemos la industria existente y protegemos a las generaciones futuras del cambio climático", dijo Ardern, quien llegó al poder gracias en parte a sus propuestas ambientales durante la campaña presidencial de 2017.

En la actualidad, Nueva Zelanda produce apenas 32.000 barriles de petróleo al día (Colombia produce cerca de 854.000), sin embargo, geólogos e ingenieros de la industria del petróleo y gas aseguran que el país esconde unas reservas importantes bajo el mar. Ahora, ese petróleo y gas quedarán enterrados para siempre.

"Hemos sido líder mundial en asuntos críticos para la humanidad y le dijimos que no a la energía nuclear (...) y ahora podríamos ser líderes mundiales reduciendo las emisiones de CO2", según ha asegurado ante estudiantes universitarios en la capital Wellington. "Se lo debemos a las futuras generaciones", agregó. 

Le recomendamos: Francia planea dejar de producir petróleo y gas para 2040

La medida adoptada por Nueva Zelanda se produce dos semanas después de que Holanda anunciará planes de recortar a la mayor brevedad posible la producción en el campo de gas más grande de Europa, y finalmente cerrarlo, ya que también busca reducir su uso de combustibles fósiles.

Ardern afirmó que vio el impacto del cambio climático de primera mano el mes pasado cuando visitó las naciones insulares del Pacífico devastadas por los ciclones de Samoa y Tonga. Esto, según la primera ministra, le hizo entender que el cambio climático era "real" y que necesitaba estar a la vanguardia para poder enfrentarlo. 

Ante la noticia, grupos ambientalistas celebraron la decisión. Greenpeace afirmó mediante un comunicado que "la balanza se ha inclinado en contra de las grandes petroleras en Nueva Zelanda" y aplaudió la medida tomada por Ardern. "Este es un gran paso adelante para Nueva Zelanda y un momento histórico en la transición hacia una economía de energía limpia", dijo la jefa de WWF Nueva Zelanda, Livia Esterhazy.

Sin embargo, no todo han sido cartas de felicitacion para la primera ministra neozelandesa. La decisión de detener la exploración de petróleo y gas no fue bien recibida por parte de la oposición de su país, que acusó a Ardern de provocar "vandalismo económico", pues podría poner miles de trabajos en riesgo, así como también la independencia energética de Nueva Zelanda.

"Esta decisión carece de razón, sin duda no tiene nada que ver con el cambio climático" dijo el portavoz de energía de la oposición, Jonathan Young a la AFP. Para el funcionario, el gas ha ayudado a garantizar el suministro eléctrico de Nueva Zelanda y con esta restricción, cuando las reservas existentes se agoten en 10 años, el país se vería obligado a importar alternativas pesadas como el carbón.

Ante las críticas, Ardern afirmó que la industria energética tuvo suficiente tiempo para adaptarse a los cambios, que eran una necesidad a largo plazo.

"Las transiciones tienen que comenzar en algún lado y, a menos que tomemos decisiones hoy, que esencialmente tendrán lugar dentro de treinta años, corremos el riesgo de conmociones bruscas", dijo.

Con esta medida, Nueva Zelanda se une a Belice, Francia y Costa Rica en la lista de países que han decidido no otorgar más licencias para explotación de petróleo y combustibles fósiles. 

Fuente: El Espectador


Ocensa
Comentarios

Últimas noticias

Buscar noticias




Etiquetas